El incendio de la Torre Grenfell de Londres. ¿Una mala elección de materiales de construcción?

El incendio de la Torre Grenfell de Londres. ¿Una mala elección de materiales de construcción?

A todos nos ha causado impresión ver la rápida propagación de las llamas por la fachada de la torre Grenfell de 24 plantas. Parece ser, según las primeras investigaciones, que la causa de esta rápida propagación de las llamas pueda estar en una reforma que se hizo del edificio en 2011. En esta reforma se cambio la envolvente del edificio para darle un mejor aspecto y también conseguir un mejor aislamiento térmico. Para ello se emplearon unos paneles sándwich de aluminio con Poliuretano en su interior. Este tipo de material se comporta relativamente bien frente al fuego hasta una temperatura de 200-300 ºC, pero a partir de ese punto, la lámina de aluminio expuesta al fuego se despega dejando el Poliuretano ya expuesto a las llamas y a la propagación del incendio por ser un material plástico altamente combustible.

¿Para que se usa el poliuretano?

El poliuretano tiene  las ventajas de tener un excelente coeficiente de conductividad térmica y un costo económico interesante, pero el inconveniente fundamental es la de su reacción al fuego. Encapsulado en un sándwich de aluminio o chapa de acero, mejora su comportamiento, pero solamente hasta temperaturas 200-300º C, que se alcanzan relativamente pronto en un incendio.

Existen otro tipo de núcleos para estos paneles sándwich como la lana de roca o la fibra de vidrio que tienen un mejor comportamiento frente al fuego y además no realizan la labor de propagación del incendio, aunque tienen un costo económico más elevado.

Sectorización entre plantas

Por otro lado está el tema de la correcta sectorización entre plantas en fachadas tipo Muro Cortina  como es el caso. El DB-SI en España exige una longitud de un metro en proyección vertical que mantenga el Aislamiento Térmico y la Integridad durante 60 minutos, para evitar que durante ese tiempo se propague el incendio en vertical por el exterior, pero en este caso particular, aunque se hubiese realizado correctamente, que no sabemos si es el caso, habría sido poco eficiente ante una envolvente del edificio realizada con material combustible.

Exigencia de la normativa

Otro tema también a debatir es exigir mediante normativa la obligatoriedad de rociadores automáticos en este tipo de edificios de gran altura destinados a uso residencial. Es evidente que disminuiría el riesgo potencial de este tipo de accidentes, así como la revisión de escaleras protegidas que permitan la correcta evacuación de las personas.