protección estructuras metálicas

¿Cómo ignifugar nuestra estructura metálica?

A la hora de redactar un proyecto y antes de iniciar los trabajos de ignifugación de estructura metálica, debemos elegir el producto más conveniente y adecuado para el trabajo específico de esa obra.

Desde mercor tecresa®, os ofrecemos una orientación que puede ayudar a tomar la mejor decisión:

Lo primero es ver de qué tipo de productos para ignifugar una estructura metálica disponemos en el mercado y, después, cuál es la mejor opción en cada caso:

 

  1. Morteros ignífugos en base cemento (lana de roca + cemento blanco). En nuestro caso, el mortero Tecwool® F.
  2. Morteros ignífugos en base yeso (yeso + perlita y/o vermiculita). En nuestro caso, el mortero Tecplaster®.
  3. Pinturas intumescentes. Para nosotros, la pintura Teclack-W®.
  4. Paneles ignífugos. En mercor tecresa®, los Paneles Tecbor®.

¿Qué acabado y resistencia necesitamos?

Lo primero que tenemos que determinar en la elección del producto adecuado es el tipo de acabado que se precisa y la resistencia al fuego requerida. Para sitios donde la estructura se quede vista y requiera un acabado más o menos perfecto, lo aconsejable es recurrir a la pintura intumescente o los paneles ignífugos.

Con la pintura intumescente conservaremos la esbeltez de los perfiles metálicos, pero el acabado se va volviendo granuloso conforme incrementamos el espesor. Para resistencias al fuego bajas (30-60 minutos) es una buena opción.

Para resistencias al fuego más elevadas, muchas veces la masividad se sale de tablas de ensayo y hay que recurrir a un cajeado con paneles ignífugos. Aunque sea una solución algo costosa económicamente, puede resultar conveniente para pequeños trabajos, como vigas y pilares de cuelgue de una reforma de un local comercial; o una pequeña reforma de una vivienda con estructura metálica de refuerzo en la que queramos ganar el máximo espacio posible.

Si el acabado no nos es relevante y la resistencia al fuego es superior a 30 minutos -como en estructuras ocultas o, por ejemplo, a una altura de 7 metros en una fábrica destinada a producción, en la que no importa demasiado el aspecto rugoso del revestimiento-, lo más lógico, por costo económico, es que acudamos a los morteros ignífugos.

La ventaja del mortero de lana de roca + cemento es la rapidez de ejecución, la limpieza, la menor necesidad de acopio de material y la ligereza del revestimiento: 3 Kg/ m2 y cm de espesor frente a los 8-9 Kg/m2 y cm de los morteros Ignífugos en base yeso. Estos últimos tienen la ventaja de una mayor dureza superficial respecto a los morteros en base cemento + lana de roca.

 

Tecwool F - Tecplaster

Tecwool® F (izquierda) y Tecplaster® (derecha).

Para resistencias al fuego de 15-30 minutos también se puede valorar la pintura intumescente, ya que con esa resistencia al fuego es una opción interesante en cuanto calidad de acabado / precio.