Evolución de la normativa contra incendios en España

Evolución de la normativa contra incendios en España

El 10 de abril de 1981 el Ministerio de Vivienda aprobó la Norma Básica de Protección Contra Incendios (NBE-CPI-81). Justo 2 años después del Incendio del Hotel Corona de Aragón, suceso que detonó y aceleró la mejora de la normativa contra incendios en España. Esta norma fue la primera de carácter nacional, anulando cualquier otra de rango inferior, y de obligado cumplimiento, lo que supuso el primer paso en la unificación de criterios. Pero debido a sus limitaciones a la hora de aplicarla, la NBECPI-81 fue derogada en 1982, permitiendo así el nacimiento de la NBE-CPI-82. 

Entonces nuestros compañeros de la época disponían de esa norma para trabajar, pero volvían a entrar en juego todas las ordenanzas locales, provinciales y autonómicas. Pero pasaron casi 10 años hasta que se publicó una norma que supuso un gran adelanto para el sector, la NBE-CPI 91.

“Esta norma estaba concebida con una visión más real del problema, daba soluciones prácticas y viables técnicamente, a la vez que se apuntaba la posibilidad de responder a un mismo problema con soluciones distintas. Con ella se comenzó a razonar más que a aplicar los preceptos de la Normativa, lo que ha sido la tónica de posteriores actuaciones”.

Esta norma ya era un paso muy grande adelante en normativa contra incendios de España, aún así, todavía estabamos por detrás del resto de Europa. Por eso en 1996 se aprobó la NBECPI-96. Norma que ha seguido viva hasta la entrada en vigor del Código Técnico en el año 2006. Aún hoy en día, sigue siendo para muchos profesionales la “biblia” de la protección contra incendios.

Entre la NBE-CPI del año 1991 y la del año 1996, se aprobó el Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios (RIPCI), en noviembre de 1993, cuyo objetivo era de establecer y definir las condiciones que deben cumplir los aparatos, equipos y sistemas, así como su instalación y mantenimiento. Este Reglamento fue corregido en mayo de 1994 y las Normas de Procedimiento y Desarrollo en abril de 1998.

Fuente: Tecnica Industrial