Cortinas Textiles de Sectorización y Canalización de Humo

Están compuestas por fibra textil impermeable al humo y gases y al mismo tiempo deben ser resistentes a las altas temperaturas

Según su funcionalidad se dividen en dos grupos:

1-Cortinas de humo fijas o móviles con la función de sectorizar o canalizar los humos hacia el Sistema de Evacuación de Humos (normalmente exutorios). La única diferencia entre ambas es que las móviles tienen  la capacidad de recogerse en un cajón cuando no hay un incendio. Debido a su escaso peso se colocan unos contrapesos en la parte inferior de las mismas y bajan en el caso de las móviles o se mantienen por gravedad en las fijas. La altura de las mismas depende de los cálculos  realizados según la norma UNE 23.585. Normalmente 1000 º C durante una hora “DH60” y 600 ºC durante dos horas “D-120”, según 13.501-1 y cumpliendo las especificaciones que marca la norma UNE EN 12.101-1 “Sistemas para el control de humo y de calor. Parte 1: Especificaciones para barreras para control de humo”.

2- Barreras móviles con la función de realizar una sectorización al fuego móvil en caso de incendio. Este tipo de elementos es de un tejido y aspecto similar a las anteriores pero tienen algunas particularidades, por un lado cierran totalmente el hueco a sectorizar y por otro es preciso el uso de unas guías laterales específicas que garanticen que la tela no se salga de dicha guía con la presión del incendio y mantengan la estanqueidad.  Normalmente los ensayos garantizan la Integridad de la misma y el paso de humo o llama, pero para garantizar el Aislamiento térmico que se produce por radiación térmica “W” si hay riesgo de incendio al otro lado se precisa combinarlas barreras de Rociadores Automáticos a ambos lados de la misma para poder rebajar la temperatura de la misma.

Cortina Irrigada EI-90

Las barreras de sectorización y canalización de humo son obligatorias  según normativa en edificios industriales de más de 2.000 m2  o que una de sus dimensiones supere los 60 metros lineales. Esto se realiza por que está demostrado que cuando el humo en caso de incendio asciende (penacho de humo) y discurre a lo largo de la cubierta por encima de esas dimensiones se llega a enfriar lo suficiente como para volver a bajar obstaculizando las vías de evacuación o impidiendo la visualización del foco del incendio.

En los edificios de pública concurrencia con atrios, aquí además tienen la funcionalidad de canalizar el humo  hacia los exutorios, impidiendo que el humo entorpezca las vías de evacuación. En este tipo de edificios se suelen colocar móviles para que cuando no hay un incendio queden recogidas y no se vean. Por ejemplo en un hotel con atrio se instalan  independizando por plantas los pasillos laterales que dan acceso a las habitaciones y a ese atrio donde se colocan los exutorios.