Pinturas Intumescentes

Pinturas Intumescentes

Respecto a la Protección Pasiva y más particularmente a la protección de la estructura metálica, (el acero pierde la mitad de su resistencia mecánica a los 500 ºC) debemos de protegerla al fuego durante el tiempo que especifica la normativa para la evacuación de las personas, protección de las propiedades y que el personal de extinción pueda entrar en el edificio para sofocar el incendio sin que colapse la estructura portante.

Según su comportamiento, hay dos tipos de Protecciones:

– Protecciones con elementos no-reactivos: Morteros o Paneles.

– Protecciones con elementos reactivos: Pinturas Intumescentes. 

La diferencia entre estos dos tipos es que el primero protege al fuego sin que haya una alteración importante en estos materiales. En el caso de la Pintura Intumescente, en presencia de altas temperaturas, hay una reacción química que libera una espuma expansiva de elementos ricos en carbono que otorgan al acero del aislamiento térmico necesario durante el tiempo requerido. Este espesor depende de la masividad del perfil, la superficie expuesta al fuego y si el perfil es de tipo abierto “I” ó “H” o cerrado tipo tubo cuadrado o circular (estos últimos tienen peor comportamiento al fuego que los primeros).

Hace pocos años el procedimiento de ensayo para ambos tipos de protecciones era el mismo, la UNE ENV 13381-4 “Ensayos para determinar la contribución a la resistencia al fuego de los elementos estructurales. Parte 4: Protección aplicada a elementos de acero”. Pero la experiencia real determinó que este tipo de recubrimientos reactivos necesitaban una normativa de ensayo especial más adecuada a su particular circunstancia ya que generalmente empiezan a reaccionar a una temperatura de 200 ºC, mientras que las protecciones no-reactivas lo hacen desde el primer momento. Es por eso que desde el 2011 la norma en vigor para realizar los ensayos de resistencia al fuego de protecciones reactivas es la UNE ENV 13381-8 “Ensayos para determinar la contribución a la resistencia al fuego de los elementos estructurales. Parte 8: Protección reactiva aplicada a los elementos de acero”. Este punto es importante a la hora de elegir una marca de pintura intumescente, ya que algunas siguen ensayadas bajo norma antigua y su homologación no es válida.

Otro aspecto importante es que cuando compramos el acero habitualmente este ya nos viene con una imprimación de fábrica y no todas las imprimaciones son compatibles con la pintura intumescente, si se puede hay que realizar la imprimación anticorrosiva con el producto recomendado por el fabricante o solicitar al suministrador del acero que realice un tratamiento compatible con el producto intumescente que se pretende aplicar, en caso contrario puede haber incompatibilidades y muchos problemas.

Por último, y no menos importante hay que saber la pintura intumescente es un producto de poro abierto y con el tiempo va absorbiendo humedad por capilaridad, llegando a perder sus propiedades intumescentes. Es esencial protegerla de la humedad con un Esmalte Sellador de terminación compatible, que al mismo tiempo le da mejor aspecto y dureza superficial.

Mercor Tecresa ha desarrollado una Pintura intumescente en base agua llamada Teclack de la que presentamos recientemente en otro Post, pero me gustaría resaltar alguna de sus ventajas respecto a otras pinturas intumescentes.

– Permite realizar protecciones con Pintura Intumescente de perfiles de elevada masividad (hasta 440 m-1) mientras que las demás suelen llegar como máximo a 300-340 m-1. (esto es importante en cerchas de celosía, por ejemplo).

– Tienen un alto porcentaje en sólidos (cerca del 70%) lo que nos ofrece un excelente rendimiento por metro cuadrado. (menos gasto de pintura).

– Podemos llegar a protecciones al fuego de 90 minutos con la mitad de espesor que las Pinturas intumescentes más competitivas.