Resistencia al Fuego de Forjados de Madera

Es común en rehabilitación en el norte de España encontrarte con viejos forjados de vigas de madera en edificación que aun mantienen en perfecto estado su resistencia mecánica y la dirección de obra quiere conservarlos.

Entonces surge el problema de su reacción y resistencia al fuego. Si bien es cierto que la madera es un material combustible que colabora en un incendio, también hemos de valorar que la madera tiene un excelente comportamiento en un incendio. Las vigas de madera con el incremento de la temperatura no se retuercen como le ocurre al Hierro, ni colapsan sin previo aviso como le ocurre al hormigón. Únicamente la perdida de sección, producida por su combustión es la que merma su resistencia mecánica.

También es muy interesante que la primera ceniza producida por la combustión de la madera actúa como un producto retardante (parecido a una pintura intumescente) para la combustión del resto de la viga, con lo que si tenemos una viga con una sección mayor de la necesaria, cosa bastante habitual, podríamos calcular su resistencia al fuego real con unos parámetros de velocidad de carbonatación que nos vienen marcados por los Eurocódigos.

 

Cuando esto no es posible, porque la resistencia al fuego solicitada es elevada o las secciones de las vigas son pequeñas, Mercor Tecresa tiene dos soluciones que se usan de manera muy habitual. Por un lado está la protección con mortero Tecwool F (usada para secciones de viga mayores de 140×140 mm y con una capa de compresión de hormigón mayor o igual a 50 mm) y por otro lado, un Falso Techo independiente EI-120 con Panel Tecbor que la solución más ligera y competitiva del mercado en la actualidad.