Poliestireno expandido

Protección al fuego de forjados de hormigón con bovedillas de poliespán

Los forjados de hormigón con bovedillas de poliespán tienen grandes ventajas: un mejor aislamiento térmico, aligera en gran medida el peso propio del forjado, rápida colocación y económico, pero ¿qué ocurre con su resistencia al fuego?

Las bovedillas de Poliespán o Porexpán, como se las conoce comercialmente, están realizadas de poliestireno expandido, más conocido técnicamente como EPS. Como todos los materiales orgánicos, es combustible, propagador de llama y desprende humo y gases en su combustión (fundamentalmente monóxido de carbono y estireno). Para limitar este comportamiento, se ha creado un nuevo producto y se le han añadido retardantes de ignición, creando la clase “SE”. Este producto tiene la ventaja de retirarse de la fuente de calor (se autoextingue) y la descomposición del aditivo con el calor genera un gas que retarda la propagación de la llama en la superficie plástica. El material es fácilmente reconocible: ante la aproximación de la llama de un mechero, se genera un hueco alrededor de esta y no continúa ardiendo. El EPS normal arde y desprende un humo negro.

Normalmente, este material va protegido con un guarnecido de yeso por su parte inferior para protegerlo del fuego y mostrar un mejor acabado. Los plásticos, por norma general, tienen mala adherencia con los revestimientos. Estas bovedillas disponen de unas ranuras en forma de cuña en las que se introduce parte del material de revestimiento a modo de anclaje.


Relacionado:


Escasa protección al fuego

El comportamiento al fuego de este revestimiento retarda su combustión. Sin embargo, en pocos minutos y en cuanto alcanza los 80-100ºC, el plástico empieza a reblandecerse, el yeso a resquebrajarse y precipitarse al suelo, dejando el EPS ya al contacto directo de la llama. Este material empezará a arder o, en el mejor de los casos, a autoextinguirse dejando a las vigas, viguetas y capa de compresión como único elemento que evite que el incendio pase al piso superior o que el forjado colapse.             

temperatura combustion del poliespan

En algunas ocasiones, una vez aplicado el guarnecido de yeso, se ha tratado al forjado a nivel de Resistencia al Fuego según el DB-SI como si fuese un forjado unidireccional convencional de bovedilla cerámica o de hormigón. Hay que tener mucho cuidado, ya que no lo es y el CTE no los trata igual.

Al fin y al cabo, la pronta desaparición del EPS va a dejar las viguetas y la capa de compresión expuestas a las llamas y la resistencia al fuego del forjado ya dependerá de la distancia de la cara expuesta a las armaduras y del grosor de la capa de compresión, ya que este último tendrá que cumplir con la tabla C-4 del DB-SI si su función es delimitadora del incendio, como es habitual.

resistencia fuego losas macizas

Con un forjado de hormigón con bovedillas de EPS con una capa de compresión de 50 mm no vamos a conseguir ni siquiera REI-30, ya que para esa resistencia al fuego ya nos pide 60 mm de grosor.

Una solución ignífuga adicional

Para solucionar este problema y conseguir la resistencia al fuego que se requiera, en mercor tecresa® hemos desarrollado varias soluciones. La más habitual es la colocación de una malla tipo nervometal anclada a las viguetas de hormigón y proyectar mortero Tecwool® F o Tecplaster® con espesor suficiente según ensayo para cumplir con todos los requisitos que nos marca el DB-SI en este tipo de forjados.

En este caso particular las bovedillas de EPS tienen además el inconveniente de otorgar un pésimo aislamiento acústico, sobre todo a ruido aéreo. Por ello siempre recomendamos el mortero Tecwool® F , ya que nos ofrece un excelente aislamiento acústico a este tipo de ruido, al ser un material de clase de absorción acústica tipo B con 26 mm de espesor según norma EN ISO 354.

Proteccion al fuego poliespan