Protección pasiva en la reforma de edificios

Es muy habitual en el centro de las ciudades, donde el valor económico de los inmuebles es importante, la reforma integral de edificios antiguos para adaptarlos a nuevos usos que va demandando el mercado inmobiliario. En estas reformas normalmente se eliminan las divisiones interiores e instalaciones, dejando solo forjados y pilares. La conservación o no de la fachada depende de normativas municipales y si esta está protegida o no.

A efectos de la Protección Pasiva contra el fuego de la estructura, nos encontramos habitualmente con tres variables:

  1. Edificio de estructura de madera: Vigas de madera, revoltón de cañizo y una capa de compresión encima con hormigón armado (en el mejor de los casos). Otras veces, con un simple entarimado de madera (más habitual en el norte).
  2. Edificio con estructura de hormigón: suelen ser forjados antiguos unidireccionales con bovedillas cerámicas que no quedan en demasiado buen estado después de la demolición y desescombro.
  3. Edificios de estructura metálica, normalmente acero, pero en algunos casos nos podemos encontrar aún con pilares y vigas de fundición.

Estructura de madera

proteccion-maderaLa solución de protección al fuego de estructura de madera se puede resolver de dos maneras:

  1. Con Mortero Tecwool F® o Mortero Tecplaster®, previa la colocación de una malla tipo nervometal o gallinero para mejorar la adherencia de los morteros sobre la madera. El espesor vendrá determinado en función de la resistencia al fuego requerida.
  2. Con Panel Tecbor®, realizando un falso techo independiente. Dicha solución también depende de la resistencia al fuego requerida. Esta solución es más cara, pero se puede dejar acabada y lista para pintar.

Si hay estructura metálica de refuerzo tanto en pilares como en forjado, esta se proyectará con mortero o cajeará con Tecbor® con espesores según ensayo de Protección de Elementos de Acero.

 

Estructuras de Hormigón Armado

La solución para estructuras viejas de hormigón armado se resuelve habitualmente con Mortero Tecwool F®o Mortero Tecplaster®. Se utilizan los ensayos de protección al fuego de elementos de hormigón armado. Normalmente, si el forjado está saneado, se puede aplicar directamente y el espesor no es demasiado elevado (15 -30 mm, dependiendo de los casos). En el caso de Mortero Tecwool F®, existe la ventaja de una mayor ligereza del material y un mayor aislamiento termoacústico. El Mortero Tecplaster®, en cambio, dispone de una rigidez mayor.

 

Estructura Metálica

proteccion-estructura-metalica

En el caso de las estructuras metálicas, es más sencillo. Se observa la masividad de los elementos de acero que componen la estructura, la resistencia al fuego solicitada y elegimos posteriormente el material a utilizar. Puede ser Mortero Tecwool® F, Mortero Tecplaster® o Panel de silicato y magnesita Tecbor®. Confirmaremos en las tablas el espesor necesario de recubrimiento según ensayo.

En el caso de que se trate de elementos de hierro de fundición, deberíamos tener mucho más cuidado y consultarlo con la autoridad correspondiente. Una idea habitual es rebajar la temperatura crítica de 500ºC a 350 ºC del ensayo de elementos de acero para el cálculo de espesores de recubrimiento.

En estos edificios en reforma (como en los nuevos) hay que tener especial cuidado con la correcta sectorización de las instalaciones cuando cambian de sector de incendio.

 

Si la fachada del edificio se sustituye por un muro cortina, también tenemos que contemplar la adecuada sectorización de un metro en vertical EI-60 en el canto de forjado entre las plantas que constituyen sectores de incendio diferentes, tal y como nos marca el CTE. Nuestra nueva solución EI-60 con Panel Tecbor® es ideal por su simpleza y coste.

Main image Designed by vectorpouch / Freepik